Misioneros en Panamá

Panamá

Convencidos que la Palabra de Dios es la única de orientar la vida del hombre la Casa de la Misericordia de Panamá realizo este pasado sábado 8 de septiembre su segundo taller para ser Misioneros de la Misericordia. Algunos hermanos que asistieron al primer taller quisieron recibirlo nuevamente e invitaron a algunos nuevos para que lo tomaran. Desde las nueve de la mañana más de 12 nuevos hermanos se dispusieron para el encuentro orante con la Palabra. Una frase muy especial que nuestro hermano Cesar Carreño toco el corazón de muchos: "No sigamos pensando que somos parte de la Iglesia somos la Iglesia".

Cada uno de los que participaron salieron convencidos de la gran necesidad de sacar un tiempo en la mañana diariamente para el encuentro con la Palabra a través del Camino Diario de Oración Personal que presenta nuestra publicación. Para este segundo taller tuvimos la oportunidad de que nos acompañaran tres hermanos de la Casa de la Misericordia de Bucaramanga y el Foyer de Charite. Agradecemos al Señor por tantas bendiciones.