Proceso de Sanación Interior

Conectate en vivo: https://youtu.be/VONGD9ceMPY

Proceso de  Sanación Interior

¿Qué es la Sanación Interior? Sanación Interior es sanar en lo profundo Es advertir el movimiento del Corazón de Dios en mi alma.

¿Por qué necesito Sanación Interior?

Porque todos, sin excepción, hemos sido heridos incluso desde el seno materno y a través de las diferentes etapas de nuestro desarrollo emocional, vamos a estar enfrentando la consecuencia de nuestras heridas internas, si no las sanamos.

Todo aquel que diga que no necesita este proceso se miente a sí mismo, pues desde ahí podemos descubrir la resistencia a sus propias heridas. Necesitamos abandonarnos en Dios, intimar con él desde lo más profundo de nuestra realidad humana porque él es el único que puede tocar nuestra alma.

Tenemos que dejar que Dios nos enseñe a mirarnos como él siempre nos mira, en el génesis de nuestra creación: a su Imagen y Semejanza, porque nuestras heridas interiores nos llevan incluso a despreciarnos a nosotros mismos y a quienes nos han herido y se trata es de perdonar y perdonarnos. El Catecismo de la Iglesia Católica en su numeral nos dice: “Dios no cesa de llamar a cada hombre a buscarle para que viva y encuentre la dicha. Pero esta búsqueda exige del hombre, todo el esfuerzo de su inteligencia y la rectitud de su voluntad”.

Por tanto, Sanación Interior es un proceso personal de cada uno de nosotros con Dios y, por tanto, será un trabajo de toda la vida en el que siempre vamos a encontrar oportunidad para el don del amor. Este proceso de Sanación Interior compete ciento por ciento nuestra verdad y nuestra obediencia a la voluntad de Dios.

Sanación Interior es una “cirugía de corazón abierto” que necesita todos los cuidados necesarios para no ir con la herida abierta e infectarla más de lo que estaba.

Es un proceso de vida o muerte, porque competa a la vida del alma también, pues aunque las heridas no son pecado pueden ser las raíces amargas de tendencia a pecar desde el placer, el tener o el poder.

En el Evangelio de san Lucas 2,52 se nos enseña: “Jesús crecía en saber, estatura y gracia delante de Dios y de todos los hombres”, igual nosotros debemos entendernos en el proceso natural de crecimiento y desarrollo, la Sanación Interior nos enseña que en este proceso de crecimiento personal debemos bajar al “Taller del Alfarero” para que él nos rompa y nos haga de nuevo, solo él puede hacerlo.

Hermanos déjense cautivar por este llamado de Dios a sanar el interior de nuestro ser que para el todo es posible. No hay nada que Jesús no pueda sanar. Y esto me lleva a comprender que sanación interior es un tiempo de necesidad de Dios y de abandono en El, pues Él es el único que puede “tocar nuestra alma”.

Fraternalmente; Rosa Osorio Misionera,

Coordinadora Casa de la Misericordia Bucaramanga.