Participamos en la 49 Asamblea General de la OEA en Medellín

Participamos en la 49 Asamblea General de la OEA en Medellín

De gran bendición para nuestra obra Casa de la Misericordia fue la participación en la 49 Asamblea General de la OEA, que este año se llevo a cabo en la ciudad de Medellín del 26 al 28 de junio, donde nuestro fundador Juan Carlos Saucedo, Miguel Fernández ( Coordinador Nacional de Pastoral),  y Neila  Marin ( Coordinadora de Comunicaciones), estuvieron presentes junto a un grupo representativo de todo el continente que defienden los principales derechos:  “la vida y la familia”.

Nuestro fundador manifestó en el contexto de la Asamblea que para  quienes son  testigos del Amor misericordioso de nuestro  padre Dios, no puede ser indiferente estas realidades de la familia, del mundo, de las decisiones políticas. Por eso los laicos estamos llamados a esta responsabilidad de  influir,   y hacer presencia en estos espacios de la sociedad civil compartiendo la defensa de la  vida y la familia, en medio de un mundo agobiado por la ideología de género que quiere acabar con las familias y con la identidad de nuestros hijos.

Miguel Fernández dijo que para la Casa de la Misericordia es una gran bendición participar de este gran evento que termina marcando las políticas que algunos grupos aprovechan para imponerlas en nuestros pueblos en contra de la vida, la familia, y la educación que los padres deben darle a sus hijos. Y recordó  que el compromiso del laico es construir Iglesia, pero también es  construir ciudadanía.

Durante estos días fue de gran importancia  compartir con  representantes de la sociedad civil y de otras denominaciones religiosas  de todo el continente que unieron sus voces en el marco de la 49 Asamblea para presentar sus posiciones en defensa de la vida y la familia, y especialmente destacar la presencia de un grupo representativo de jóvenes que también hicieron sentir su posición y pensamiento frente al tema provida y presentaron ante la OEA la “Declaración de la Juventud” firmada por más de 20 mil jóvenes que exige a la Organización de Estados Americanos (OEA) respetar la familia, la vida y la libertad, y rechace las “imposiciones ideológicas” en el continente.

 Y también con   Verónica Camargo mamá de  la adolescente asesinada en Argentina el 10 marzo del 2015. Verónica es activista Provida y nos contó el testimonio de  su hija Kiara de 14 años  que fue obligada a abortar por su novio (año 2015), ella se resistió y murió tratando de salvar a su bebé, el chico en complicidad con su familia llevó a cabo el homicidio. Fue condenado a 21 años de cárcel. El movimiento feminista extremo y proaborto, utilizó su caso para distorsionar la campaña: "ni una menos", tergiversando y manipulando su historia para obtener aprobación para el aborto y el odio ideológico de las mujeres hacia los hombres. A Verónica, le correspondó ir al Congreso de su País y a diferentes espacios para dejar claro la postura de su hija; la defensa de su bebé hasta morir.

Finalizando la 49 Asamblea, junto a los  representantes provida  de la sociedad civil recibimos  con gran alegría y esperanza, que un provida Edgar Stuardo  Ralón Orenalla haya quedado como nuevo miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Ralón un abogado guatemalteco que tiene una visión correcta de la Convención Interamericana de Derechos Humanos - el llamado pacto de San José con respecto a la protección de la vida humana, la familia, la libertad religiosa y de conciencia, dijo: “ que esta elección para su vida es muy importante, una  gran responsabilidad la comisión interamericana de Derechos humanos que  tiene la labor de siempre actuar en forma técnica objetiva bajo el espíritu originario de los los principios y  valores  fundamentales, muchos de ellos recogidos en la convección americana de derechos humanos y esperamos realizar una labor en ese sentido”.

 

Con gran esperanza los próvidas ven la presencia de Edgar Stuardo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Nuestro fundador manifestó que hace 10 años en esta comisión no quedaba un defensor de la vida y la familia, sino personas con toda esta dinámica ideológica. Reitero que es una gran bendición   lo que se experimenta en este ambiente:  “ Se siente que se está viviendo una etapa nueva y a la vez desafiante, y por eso invita a que los   laicos nos impliquemos en estos ambientes donde se toman decisiones importantes para nuestros países.  Tenemos que entrar, para influir y orar; y  para que comencemos asumir estos espacios con mayor fuerza en la oración y también con nuestra presencia.

Concluimos presencia en OEA
Bendito Dios, en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha entrado un Provida.