Papa Francisco: El cristiano incoherente escandaliza y el escándalo mata

Papa Francisco: El cristiano incoherente escandaliza y el escándalo mata
cristianosincoherentesEn su homilía de la Misa que celebró esta mañana en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló de la vital importancia de la coherencia en la vida cristiana, ya que cuando el cristiano es incoherente genera escándalo y "el escándalo mata".(EWTN Noticias/ACI Prensa).
 
La reflexión del Pontífice comenzó con una Confirmación administrada durante la Misa. «Quien recibe este Sacramento», afirmó Papa Francisco, «manifiesta su voluntad de ser cristiano». Y ser cristiano significa dar testimonio de Jesucristo; el cristiano es una persona que «piensa como cristiano, siente como cristiano y actúa como cristiano. Esta es la coherencia de vida de un cristiano». Uno podría decir, observó el Papa, que tiene fe, «pero si le falta una de estas cosas, no es cristiano», pues «hay algo que no funciona, una cierta incoherencia». Y los cristianos «que viven ordinariamente, normalmente en la incoherencia, hacen mucho daño», explicó.
«Hemos escuchado lo que el apóstol Santiago dice a los incoherentes que se vanaglorian de ser cristianos, pero que se aprovechaban de sus empleados, les dice así: "El salario de los trabajadores que han cosechado sus campos y a los que no han pagado grita, y las protestas de los segadores han llegado a los oídos del Señor Omnipotente". Es fuerte el Señor. Si uno escucha esto, puede pensar: "¡Esto lo ha dicho un comunista!". No, no ¡lo dijo el apóstol Santiago! Es Palabra del Señor».
Cuando no hay coherencia cristiana, continuó Bergoglio, «y se vive con esta incoherencia, se provoca escándalo. Los cristianos que no son coherentes provocan escándalo». Y Jesús, recordó el Papa, «habla muy fuerte contra el escándalo: "Quien escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, a uno solo de estos hermanos, hermanas que tienen fe, es mejor para él que se le ponga al cuello una piedra de molino y sea lanzado al mar". Un cristiano incoherente hace mucho daño», insistió: «el escándalo mata».
Muchas veces, añadió el Papa Francisco, hemos escuchado: «"Pero, padre, yo creo en Dios, pero no en la Iglesia porque ustedes los cristianos dicen una cosa y hacen otra. Yo creo en Dios, pero no en ustedes"». Y esto, se lamentó Francisco, se debe justamente a la incoherencia.
«Imagínense que se encuentran frente a un ateo y te dice que no cree en Dios; puedes leerle toda una biblioteca donde se dice que Dios existe e incluso probar que Dios existe, pero él no tendrá fe. Pero si ante este ateo tu das un testimonio de coherencia de vida cristiana, algo empezará a trabajar en su corazón. Será propiamente tu testimonio el que le provoque esta inquietud sobre la que trabaja el Espíritu Santo. Es una gracia que todos nosotros, toda la Iglesia debe pedir: "Señor, que seamos coherentes"».
Por lo tanto, concluyó Bergoglio, es necesario rezar «porque para vivir en la coherencia cristiana es necesaria la oración, porque la coherencia cristiana es un don de Dios y debemos pedirlo»: «Señor, ¡que sea coherente! Señor que yo no escandalice nunca, que sea una persona que piense como cristiano, que sienta como cristiano, que actúe como cristiano». Y, cuando caigamos en la debilidad, «pidamos perdón».
«Todos somos pecadores -recordó Papa Francisco-, todos, pero tenemos la capacidad de pedir perdón. ¡Él nunca se cansa de perdonar! Tener la humildad de pedir perdón: "Señor, no he sido coherente aquí. ¡Perdón!". Salir adelante en la vida con coherencia cristiana, con el testimonio del que cree en Jesucristo, que se sabe pecador, pero tiene la valentía de pedir perdón cuando se equivoca y que tiene mucho miedo de escandalizar. Que el Señor nos dé esta gracia a todos nosotros».