fbpx

Fray Benigno Varela: El Señor me dio hermanos, una nueva familia, para ser "Hospital de Campo"

Fray Benigno Varela: El Señor me dio hermanos, una nueva familia, para ser
En su enseñanza !Somos Familia Espiritual! . La responsabilidad de custodiarnos unos a otros y ser fecundos espiritualmente. Fray Benigno Varela (sacerdote franciscano- capuchino), invitado especial al XIX Congreso Internacional de la Misericodia como predicador en Cali, dijo que : "La familia de Dios, esta llamada a vivir su misión en la verdad y en la caridad, para no señalar, ni para juzgar; sino para que como madre, cure y sane, con el bálsamo de la misericordia. Para que sea un "Hospital de Campo", donde se puedan atender a los que están en soledad y en tribulación".
Los vínculos que se crean con Jesús son más fuertes que los de la carne. El Señor me dio hermanos, una nueva familia. Aquellos que han escuchado la Palabra y salieron de su pequeño mundo, para abrirse a la gracia.

Escuchar supone salir de mi, para para ir al encuentro del otro. Escuchar la Palabra nos saca de nuestra soledad y nos empuja a abrirnos. Y en el camino nos dio hermanos y hermanas, los cuales nos ayudan a crecer . San Francisco comprendió que somos familia. La fraternidad es el espacio para crecer. Fuimos creados para vivir en comunidad, en hermandad. La Iglesia es la gran familia de los hijos de Dios.

En la Iglesia, la familia esta llamada a vivir su misión en la fidelidad, en la unidad, en la verdad y la caridad. La Iglesia vive su misión en la fidelidad a su maestro como voz que grita en el desierto, para defender el amor filial, para defender la sacralidad del vínculo conyugal, como signo de la gracia de Dios y de la capacidad de amar en serio.

La familia de Dios esta llamada a vivir su misión en la verdad y en la caridad, para no señalar, ni para juzgar, sino para que como madre, cure y sane con el bálsamo de la misericordia. Para que sea un "Hospital de Campo", donde se puedan atender a los que están en la soledad, en tribulación.
La familia de la Iglesia y la familia de la Casa de la Misericordia, debe ser un "Hospital de Campo" que defiende, que enseña los valores fundamentales, y sale en busca de la oveja perdida, de la oveja herida, de la oveja descarriada, para vivir la experiencia de hijos y de hermanos.