En Wacom III el testimonio de la Resurrección del Señor en las víctimas del conflicto armado en Colombia.

En Wacom III el testimonio de  la Resurrección del Señor en las víctimas del conflicto armado en Colombia.
victimasconflictowacom
Durante su testimonio en el Tercer Congreso Apostólico Mundial de la Misericordia, la Dra. Diana Sofía Giraldo de la Fundación "Víctimas Visibles" compartió la experiencia de ver la Resurrección del Señor en las Víctimas del Conflicto Armado en Colombia.
 
Estas fueron sus palabras: "Las víctimas en Colombia, de una confrontación de cincuenta años. Víctimas del secuestro, víctimas de minas, víctimas de masacres, víctimas de todo tipo de oprobios, de injusticias contra la dignidad de los seres humanos. Partiendo de las hermosas palabras del Papa Francisco para dibujar la sed de misericordia, se podría decir que Colombia hoy es una gran "Hospital de Campaña", en donde todos necesitamos con urgencia esos primeros auxilios espirituales de amor, de abrazos, de compasión, de dulzura, de empatía espiritual, de reconocimiento de la dignidad del otro, para curar nuestras heridas aún abiertas antes de someternos a una cirugía de corazón abierto. Es tan grande el sufrimiento que hemos acumulado los colombianos agobiados por la sin razón de la guerra, que unos y otros peregrinamos buscando un abrazo de amor, un lugar seguro donde descansar nuestro desconsuelo, donde darle sentido al caudal inmenso de dolor inútil. Tenemos sed de Dios, sed de su misericordia, sed de su regazo y como darle sentido a tanto dolor inútil que llevamos escuchando, a tanto sufrimiento sin sentido?..
La primera respuesta la encontré en este libro, el Diario de Santa Faustina. Ella no desperdicia un solo minuto de contrariedad, de sufrimiento, de cansancio. Todo lo dona, todo lo ofrenda por la redención del otro, por el pecado del otro, por el sufrimiento del otro, por la necesidad del otro.
Y es cuando pensamos por primera vez si todo este caudal de sufrimiento que hemos tenido los colombianos se pusiera hoy a los pies de la Cruz de Cristo pidiendo que su amor misericordia transforme ese mismo caudal en redención para todos, en redención para los victimarios, en redención para las víctimas, y en redención para Colombia".
Después de su intervención algunas de las víctimas dieron sus testimonios del perdón, y compartieron como después de ofrecer el dolor y unirlo a Cristo en la Cruz fue posible perdonar y reconciliarse con aquellos que habían ocasionado tanto sufrimiento a ellos y a sus familias, y hoy son mensajeros de paz.
 
Por: Neila Marin C.S.