El Papa Francisco habla sobre la Navidad

El Papa Francisco habla sobre la Navidad
El Papa Francisco concedió una nueva entrevista al periodista italiano Andrea Tornielli del diario italiano La Stampa y del sitio Vatican Insider el pasado 10 de diciembre en la que ha hablado sobre la Navidad y el hecho de que será la primera vez que la celebrará como Obispo de Roma y Sucesor de San Pedro.

En la entrevista que fue publicada el 14 de diciembre, el Papa señala que para él La Navidad es el encuentro de Dios con su pueblo. Y también es una consolación, un misterio de consolación. "es el encuentro con Jesús. Dios siempre ha buscado a su pueblo, lo ha guiado, lo ha custodiado, ha prometido que le estará siempre cerca. En el Libro del Deuteronomio leemos que Dios camina con nosotros, nos guía de la mano como un papá con su hijo. Esto es hermoso.

Durante la entrevista, también envía un mensaje de Navidad a las personas de hoy invitándolas a tener esperanza, Dios siempre abre las puertas, no las cierra nunca. Es el papá que nos abre las puertas; y a no tener miedo de la ternura: no tengan miedo de la ternura. Cuando los cristianos se olvidan de la esperanza y de la ternura se vuelven una Iglesia fría, que no sabe dónde ir y se enreda en las ideologías, en las actitudes mundanas. Mientras la sencillez de Dios te dice: sigue adelante, yo soy un Padre que te acaricia. Tengo miedo cuando los cristianos pierden la esperanza y la capacidad de abrazar y acariciar.

A la pregunta sobre la Navidad en medio del sufrimiento y la miseria, el Santo Padre dijo que "la Navidad no fue una denuncia de la injusticia social, de la pobreza, sino un anuncio de alegría. Todo lo demás son conclusiones que sacamos nosotros. Algunas correctas, otras menos y otras más ideologizadas. La Navidad es alegría, alegría religiosa, alegría de Dios, interior, de luz, de paz".

"Cuando no se tiene la capacidad o se está en una situación humana que no te permite comprender esta alegría, se vive la fiesta con alegría mundana. Pero entre la alegría profunda y la alegría mundana hay mucha diferencia".

Francisco resaltó que "Dios nunca da un don a quien no es capaz de recibirlo. Si nos ofrece el don de la Navidad es porque todos tenemos la capacidad para comprenderlo y recibirlo. Todos, desde el más santo hasta el más pecador, desde el más limpio hasta el más corrupto. Incluso el corrupto tiene esta capacidad: pobrecito, la tiene un poco oxidada, pero la tiene".

Para leer la entrevista completa, ingrese a:

http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/30620/