Construyendo Cultura de la Misericordia con el padre Ricardo Giraldo Múnera

Construyendo Cultura de la Misericordia con el padre Ricardo Giraldo Múnera

La Jornada de la tarde dio inicio con los Talleres, la Hora de la Misericordia y la Exposición del Santísimo Sacramento por el Padre Héctor Ayala asesor espiritual de la Casa de Ibagué. Un momento de especial adoración colocando a los pies de Cristo la vida de todos los presentes, un momento especial de oración.

Finalizando la tarde el Padre Ricardo Giraldo Munera, asesor espiritual Nacional de la Casa de la Misericordia nos acompañó con su charla: “Construyendo Cultura de la Misericordia”. Durante su intervención nos dijo: El Papa Juan Pablo II nos dejó una marca para nosotros en América y para el mundo con dos documentos, para los que estamos en América Latina la carta llamada “Ecclesia in América”, donde ya hablaba y reclamaba una nueva evangelización y la otra carta “Tertio Millennio Ineunte”, la que nos la regalo al iniciar el Tercer Milenio, después de que toda la gente estaba asustada, el Papa nos invitaba a recibir el nuevo Milenio, con esperanza y allí planteaba la necesidad de una nueva sociedad, una sociedad que no la iba a construir el mundo con su técnica, ni con su ciencia, sino las comunidades que sabían vivir el ágape, el amor, dándonos incluso unas pautas que nosotros ya llamamos espiritualidad del ágape. Benedicto cuando toma las riendas de la Iglesia comenzó a caminar y nos dijo, caminemos con el amor, todas las ideologías y las filosofías que hay en el mundo, no hacen nada si el hombre no se encuentra con un Dios que es amor, en su primera encíclica “Deus Caritas Ets” (Dios es Amor).

Ese Dios amor, nos dijo durante su predicación, le da esperanza a la humanidad, y la humanidad no puede tener esperanza en sus ideologías, en su economía, en su poder, en sus balas, la esperanza la puede tener solamente en Dios. Por eso, el Papa Benedicto en esas cartas primeras “Spe Salvi” (Salvados en esperanza), nos colocó la imagen o modelo de una persona que sabía construir una sociedad siendo nada, siendo muchacha de servicio, siendo esclava pero que había descubierto el amor, al Padre Misericordioso, un padre que no le atacaba, que no le destruía, que no la hería, sino que la sanaba, la bendecía, la animaba, el testimonio de la africana Josefina Bakhita. Así entonces nos deja Benedicto y llega Francisco y si uno capta desde que era el Cardenal Bergoglio nos está trazando la necesidad de una sociedad basada en la misericordia.

Estamos aquí por misericordia, por eso tenemos que reconocer que la misericordia es la esperanza para la humanidad. Nosotros que estamos pendientes en Colombia de los diálogos de paz, de la situación de Siria? La Misericordia será la única esperanza. El declive económico en Europa y la caída del dólar en los Estados Unidos, tenemos que reconocer que la misericordia es la única esperanza de la humanidad para los hermanos que vienen de otro país, la misericordia es la única esperanza para tu nación, la única esperanza para mi vida, para mi corazón, pero eso me lleva a mirar una tercera idea Cual será la respuesta al amor de Dios? Y me lleva a recordar a Pedro que le dice yo soy nada no hemos pescado nada, pero por amor a ti echare la red.

La fe es la respuesta que el hombre debe dar al amor de Dios, la fe no solo es hablar al estilo Tomista ver lo que no creemos, la fe es una respuesta, es una actitud, de seguridad en aquel que sabemos no nos defrauda, por eso el Papa Francisco en la “Lumen Fidei ( la luz de la fe)” nos hace entender muy bien que quien cree ve, tenemos que mirar el gran amor de Dios que se manifiesta hasta el extremo, la Cruz de Jesús, y por eso Jesús es creíble.

Durante su intervención nos presentó también la cita Mt 5, 1-12 con las Bienaventuranzas no entiende a veces lo que pasa con la persona y Jesús de un modo que cambia los valores dice felices los pobres, los que tienen hambre, los que lloran y culmina con una tarea para llegar a esa felicidad la tarea es la misericordia. Si queremos un mundo nuevo, la tarea es la misericordia, por eso el Señor se lo decía a Santa Faustina, “la humanidad no encontrara paz, hasta que venga con confianza a mi misericordia” ( DSF No 300) y por eso entonces nosotros nos reunimos aquí, no para hacer un acto de piedad bonita ante la imagen o un acto de piedad bonita rezando una coronilla, sino asumiendo a Jesús Camino, Verdad y Vida. Asumiendo la misericordia como un modo de vivir en nosotros.

La misericordia esa misericordia que se ha manifestado en los sacramentos, en la eucaristía por la cual el señor me alimenta diariamente, y me da fuerzas. Esa misericordia que se manifiesta en el sacramento de la confesión. Sumerjámonos en cristo a través de la palabra, los sacramentos en esta Iglesia Católica para que en nosotros se haga realidad lo que decía el Papa Francisco, el orgullo de ser católico y la alegría de transmitirlo. Nosotros tenemos que acuñar la Nueva Cultura de la Misericordia en nuestras familias y sociedad.