Con una " Lluvia de Bendiciones" las sedes de la Casa de la Misericordia, despiden el 2013.

Con una

Con una Lluvia de Bendiciones, las sedes de la Casa de la Misericordia en Colombia, despiden el 2013, dando gracias a Dios por el año que termina y por el año que viene.

La sede Cristo Te Sana en la ciudad de Bogotá, conto como invitado especial con la compañía del padre Luis Ángel Cuenca, Director de Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Bogotá. Durante el evento se encendió el primer cirio de la "Corona de Adviento", en nuestro camino hacia la Navidad. Encendimos esta velita entregándole al Señor esta luz, que Él nos regala como signo de su presencia, que seguirá acompañándonos durante el próximo año. Él un acto simbólico cada uno de los participantes recibió una velita que venía acompañada de una gracia para el próximo año. Una jornada de gran bendición en la que compartimos una oración pidiendo perdón, entregando al Señor todo lo que vivimos y pedimos su especial protección y compañía para el 2014.

lluviacucuta2queda

En Cúcuta la sede María Auxiliadora, celebró el primer domingo de adviento "Lluvia de Bendiciones" en el coliseo del Colegio Calasanz, y contó con la compañía del padre Ricardo Giraldo Múnera, nuestro Asesor Espiritual Nacional y con el lanzamiento de la Producción Musical de Shalom "Sumergidos".

lluviabendicionescucutashalom

Durante el encuentro, dieron gracias a Dios, por su infinita Misericordia, por las bendiciones recibidas este año y colocaron en sus en sus manos los hogares y familias de los socios, servidores, amigos y simpatizantes para que sea Él quien los guíe con su amor.

La Casa de la Misericordia en Panamá, también dio gracias a Dios el domingo 1 de diciembre con el Salmo 137: " Damos gracias al Señor de todo corazón" con la participación como invitado especial del padre Jhon Jairo Posada, Rosario Sarasqueta, Coordinadora de la sede y Juan Carlos Saucedo nuestro fundador.

lluviabucaramanga2queda

Jesús de Nazaret la Casa de la Misericordia en la ciudad de Bucaramanga, se unió a la celebración de Lluvia de Bendiciones con una jornada de alabanza y oración en la compañía del padre Oswaldo Ochoa.

Medellín, Cali, Ibagué, Chía también se unieron con una jornada en la que alabaron y glorificaron al Señor por ese año 2013 que nos permitió vivir y seguir llevando su mensaje de amor y misericordia a tantos corazones.

Gracias Señor, seguiremos cantando a tu misericordia y a tu insondable amor por cada uno de nosotros. Gracias por el tiempo, la salud, la familia, y especialmente nuestra comunidad Casa de la Misericordia que ha sido un lugar de salvación para cada uno de los que hoy hacemos parte en Colombia y el exterior.

Oración:

Empezamos el adviento y junto a él, el gran deseo de que vengas pronto a nuestras vidas, te necesitamos Jesús, te llamamos Ven no tardes tanto, necesitamos de tu presencia que trae consuelo, paz y esperanza.

Otro año se aproxima a su fin y nos espera un nuevo año, que aún no ha llegado y no sabemos cómo lo vamos a vivir, pero nos permitiste caminar el 2013 como una oportunidad única de salvación...

360 días que solo tú sabes cómo los vivimos, con dolor, tristeza, aciertos y desaciertos, quizás. El Papa Juan Pablo II decía: Que el mal de nuestra historia, es un bien que dejamos de hacer, que pudimos haber hecho y no lo hicimos...aquí estamos Jesús y te pedimos perdón por todo aquello que no hicimos.

Perdón Señor, por nuestra ingratitud, por nuestra indiferencia, por el orgullo, la soberbia, por la falta de humildad, por los obstáculos que pusimos para no dejarte entrar a nuestras vidas. Perdón Señor porque en medio de las angustias, tristezas y dificultades que pasamos, nos desesperamos y desanimamos, apartándonos de la oración, y caímos en el desaliento.

Tu sabes que cada uno de nosotros tiene su historia, como lo decía el Papa Francisco clausurando el Año de la Fe: también nuestros errores, pecados, momentos felices y momentos oscuros, pero aquí estamos entregándote nuestra vida con toda nuestra miseria, pero también con todo el deseo de ser mejores y auténticos testigos de tu misericordia.

Ven Jesús ven no tardes, te entregamos nuestros proyectos, familias, nuestros sueños y anhelos, Ven y trae lluvia de bendiciones a nuestras vidas, a nuestros trabajos, a lo que hacemos, ven y quédate con nosotros y trae la alegría de tu nacimiento y la esperanza de la Navidad.

A ti queremos encomendar este año 2013, ponemos también en tus manos las tragedias de este nuestro mundo. Confiamos en el poder de tu infinita Misericordia que pone un límite al mal y sumergimos en el océano insondable de tu compasivo corazón el 2014, con la esperanza de un mejor futuro y de tu bendición.