La Misericordia se tomó a Ibagué con el 18 Congreso Internacional de la Misericordia

La Misericordia se tomó a Ibagué con el 18 Congreso Internacional de la Misericordia

Con la calidez humana de los Tolimenses, su folclor y su riqueza musical, los servidores de la Casa de la Misericordia de Ibagué recibieron el pasado 12 y 13 de octubre las diferentes delegaciones de Paraguay, Panamá, Chile, Costa Rica, Venezuela y Colombia, que se dieron cita en el Colegio Tolimense de la Capital Musical de Colombia, para celebrar la versión 18 del Congreso Internacional de la Misericordia.

bandajuvenilibagueEl recibimiento y bienvenida a todos los participantes, estuvo a cargo de la Banda Juvenil del Instituto Educativo Alberto Castilla y de la animación del Ministerio Musical de la Casa de Ibagué, María de Nazaret.

Monseñor Julio Hernando García Pelayo, Obispo de Itsmina – Tadó, dio apertura a la jornada con la predicación "La Misericordia es la Iglesia en movimiento" en la que nos dijo: "que la Misericordia no es un movimiento, es la Iglesia en movimiento". La acción de Dios es mostrar su misericordia al mundo entero y en esta oportunidad los convoca a ustedes y a mí a ser testigos de la misericordia para dinamizar el mundo. El señor nos ha convocado en su Divina Misericordia para ser historia, porque Dios quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

monjuliopredicacionDurante su intervención también nos recordó que el próximo año, en el 2014 en el mes de abril, será la canonización de Juan Pablo II, el Papa de la Misericordia y de Juan XXIII, un hombre extraordinario que puso la iglesia en movimiento.

Aquí uno no se puede echar de para atrás, esta no es una iglesia de cangrejos porque el interés de Dios es la salvación, no la condenación, por eso la iglesia movida por el Espíritu Santo en los últimos años está sintiendo un nuevo movimiento. Usted es la esperanza, que pone Dios de salvación.

Si La Iglesia está en movimiento, necesita quien la dinamice. Por eso nos exhortó e invitó a ser misioneros de la misericordia en nuestras casas y barrios; permitiendo que nuestras casas se conviertan en una Betania, como lo fue la casa de Martha, de María y de Lázaro, que abramos las puertas de nuestras casas, para que se conviertan en "Escuelas de Discípulos Misioneros de la Misericordia", en una nueva Betania. El señor nos está diciendo que ampliemos nuestra casa y la pongamos al servicio de la evangelización, de la misericordia.

monjuliopredicacion2La iglesia ha vivido la experiencia de los santos y de las santas, que la han dinamizado y son los grandes intercesores que claman desde el cielo. La santísima Virgen es la gran intercesora para que seamos los grandes misioneros de la misericordia.

Monseñor Julio Hernando García, quien también es el Obispo encargado por la Conferencia Episcopal como coordinador de Colombia para el Tercer Congreso Apostólico Mundial ( WACOM III), cuya sede será Bogotá – Colombia,  presidio la celebración Eucarística que dio apertura al Congreso Internacional.

salvadormelaraOtro de los invitados especiales que predicó durante la mañana fue el pastor ex – protestante Salvador Melara, del Salvador, con el tema: "La importancia de la Palabra de Dios en la Oración Personal". Durante su participación, contó su testimonio de vida y su experiencia de regreso nuevamente a la Iglesia Católica de esto  nos compartió: " Por veinte años fue miembro de una denominación pentecostal llamada Asamblea de Dios. Nació en la Iglesia Católica, pero como lo dijo compartiendo su testimonio eran católicos de cumplimiento, porque realmente no eran católicos, iban a la Iglesia pero no tenían una vivencia. En su casa nunca hubo una biblia, ni una camándula, el santo rosario nunca se rezaba. Su Familia fue una familia, que no tenía un conocimiento de la Palabra de Dios, de la doctrina, simplemente iban a misa. Fundó tres asociaciones, fue profesor de teología en tres institutos bíblicos. En la Universidad Evangélica del Salvador, le asignaron una materia llamada " Historia del Pensamiento Cristiano", en esa materia tenía que hacer una investigación del desarrollo de la teología en los 20 siglos del cristianismo, y allí, se encontró con unos personajes bien interesantes, nos contó...

Me encontré con San Agustín de Hipona, al que yo no le decía santo, me encontré con Thomas de Aquino, con San Jerónimo y todos eran católicos, y me fui a una librería católica y pregunte si tenían allí algún manual para estudiar la doctrina católica y me vendieron el "Catecismo de la  Iglesia Católica" y lo leí completico, y leyendo el Catecismo  de la Iglesia Católica, regrese a la iglesia Católica.

Finalizó su testimonio compartiendo también la importancia de la Palabra de Dios, en la oración personal, de la que nos dijo que  hay que orar sin desfallecer, y que nos perdemos la bendición que la Palabra de Dios tiene para nuestra vida, por no leerla y por no conocerla. Nos invitó a pedir a Dios bienes convenientes y con un corazón contrito y humillado sin ningún tipo de pretensiones. Y tambien nos invitó, a dedicar tiempo media hora en la mañana y media en la noche a la lectura de la Palabra de Dios. Y como parte de su testimonio, también nos dijo que hoy su oración preferida junto con su esposa e hijos es el Santo Rosario.