¡A tan solo 5 días! XX Congreso Internacional de la Misericordia

Orientación Temática

¡A tan solo 5 días!   XX Congreso Internacional de la Misericordia
El Congreso Internacional de la Misericordia, en su versión número XX, en el marco del Año Jubilar extraordinario de la Misericordia, busca dar respuesta a la pregunta por el camino a seguir una vez concluido el año de la Misericordia.

Somos consciente del contexto misionero de una Iglesia en salida, que vence la indiferencia y genera Cultura del Encuentro, y que todo esto sólo es posible desde la vivencia profunda de nuestra identidad de Hijos del Padre Misericordioso, Saber que somos hijos de Dios, sentirnos hijos de Dios y vivir como hijos de Dios, nos recuerda que todos los hombres en nuestro entorno hemos de reconocerlos como nuestros hermanos y por ello han de ser nuestra responsabilidad pastoral y evangelizadora. No podemos pasar de largo sin escuchar el llamado apremiante de comunicar la vida nueva, la vida en abundancia en el entorno próximo donde crecemos y peregrinamos como cristianos católicos.

El motor de todo este salir al encuentro, de toda la dinámica misionera es la Paternidad de Dios, por ello queremos que esta celebración de la Misericordia queremos que logre provocar la experiencia del encuentro con el Padre amoroso que nos ama con amor eterno y gratuito, un Padre que se complace en sus hijos, liberándonos de esa mentira que resiente nuestra identidad, No somos huérfanos, no somos personas arrojadas al mundo para vivir en la soledad, el vacío y el aislamiento, No somos desechados de la vida o el amor, por el contrario somos en Jesucristo; Hijos Amados del Padre Dios.

Ese fue el camino que hemos recorrido en el año de la Misericordia, incluso entender lo que ya nos había enseñado el Papa Juan Pablo II, que la Misericordia es el Limite que Dios ha impuesto al mal que hemos cometido, y así lo ha hecho por amor a nosotros, somos más que nuestros pecados, que nuestras miserias, porque el amor Misericordiosos del Padre Dios todo los transforma, Su amor da vida, levante y orienta, brinda un nuevo horizonte a la Vida.