Uno murió por todos

Uno murió por todos

2 Cor 5,14-15.19.21. “Porque el amor de Cristo nos apremia, al considerar que si uno solo murió por todos, entonces todos han muerto. Y él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos..."

Dios no goza apenando a los hombres

Dios no goza apenando a los hombres

Lm 3,22-33 “La misericordia del Señor no se extingue ni se agota su compasión; ellas se renuevan cada mañana, ¡qué grande es tu fidelidad! El Señor es mi parte, dice mi alma, por eso espero en él".

Todo el que en Él cree no perece

Todo el que en Él cree no perece

Jn 3,14-17. “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna..."

La Cruz fuerza y sabiduría de Dios

La Cruz fuerza y sabiduría de Dios

1 Cor 1,23-25. "Nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; mas para los llamados, lo mismo judíos que griegos, un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios..."

Dios no perdonó a su propio Hijo

Dios no perdonó a su propio Hijo

Rom 8,31-32. Ante esto ¿qué diremos? Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros? El que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas?

Corporación Casa de la Misericordia / NIT 830.022.415-9
Bogotá Colombia / 1989