CDLM Medellin: Misioneros de la Misericordia

CDLM Medellin: Misioneros de la Misericordia
El viernes 2 de octubre los misioneros Andrés Rúa Zea, Natalia Isabel Vásquez, Rita Isabel Medina y Wendy Jaramillo Duque se trasladaron al norte del departamento de Antioquia para llevar la Palabra de Dios, gracias al Proyecto Misioneros de la Misericordia, a los hermanos del municipio de Santa Rosa de Osos.

El primer momento se vivió en la Basílica Menor de Nuestra Señora de las Misericordias donde se ofreció el Santo Rosario como preparación para la visita Pastoral. Al medio día, después de la Eucaristía en la Catedral de Nuestra Señora de Chiquinquirá, se encontraron con la servidora Ruby Stella Mora, una de las asistentes a la VIII Escuela de la Misericordia en Albán, quien con mucha emoción expresó haberse preparado desde el día anterior para esta visita en su hogar.

La acogida fue gratificante ya que en este hogar no solo se encontraba la familia de la servidora Ruby Stella Mora sino también amigos, vecinos y allegados de la familia. Antes de iniciar el ´´Camino Diario de Oración´´ se presentaron a las misioneras que vienen fuera de la ciudad de Medellín, Rita Isabel Medina que llega del hermano país de Nicaragua y Wendy Jaramillo Duque de la ciudad de Cúcuta, Norte de Santander.

Cada uno de los misioneros explicó, de manera sencilla, pero muy contundente cada paso del ´´Manual de Oración Misericordia Día a Día´´ , animando a seguir este hermoso encuentro con el Padre Celestial todos los días en la mañana y ofreciéndole un compromiso de  acuerdo con la Palabra del día.

Este encuentro concluyó ofreciendo la Coronilla de la Divina Misericordia intercediendo por la salud del padre de Ruby Stella Mora, por todos los enfermos y personas que se encuentran en las clínicas y hospitales.

Agradecemos a Dios por la vida de Ruby Stella Mora y de su familia, y por la de todas las personas que abrieron su corazón para recibir y acoger el mensaje que Nuestro Señor Jesucristo quiso transmitir a través de nuestros misioneros, para que sea el Padre Celestial derramando bendiciones en la vida de cada una de las personas que aceptaron el compromiso de transmitir esta experiencia de fe.