Visita Pastoral a las sedes en Bucaramanga y Cúcuta

Visita Pastoral a las sedes en Bucaramanga y Cúcuta

Comenzando el mes de noviembre, nuestro fundador Juan Carlos Saucedo realizó una visita pastoral a las sedes de la Casa de la Misericordia en Bucaramanga y en Cúcuta.

Durante la visita a la Casa de la Misericordia Jesús de Nazareth en Bucaramanga nuestro fundador planeo la pastoral de la sede junto con el proceso de desintoxicación de jóvenes en San Gil,   asumieron el compromiso de “Alianza Temporal” con la obra, los misioneros Juan Pablo Villada y María Inés García; se reunió con los funcionarios y le dio la acogida a la joven May Molina que  asume su nuevo reto misionero de regalar un año de misión al Señor. Finalizando la visita, Rubén Rodríguez coordinador  de la sede, agradeció la  cercanía y presencia de Juan Carlos,  y  manifestó:  “siempre es de gran bendición escuchar las  palabras que nos invitan a experimentar la Paternidad de Dios en nuestra vida , sólo así, al sentirnos hijos amados, podremos ser fecundos espiritualmente. Sentir su cercanía espiritual y su oración por cada uno de sus hermanos nos motiva a seguir trabajando en la construcción de la Iglesia y sociedad, a través del encuentro orante con la Palabra de Dios día a día”.

En la visita a la ciudad de Cúcuta Casa de la Misericordia María Auxiliadora, nuestro fundador se reunió con la comunidad y entregó a la coordinadora de la sede la Cruz de “Alianza Permanente” y a un grupo de servidores la Cruz de “Alianza Temporal” que fueron bendecidas por el padre Fray Jaime Alberto Palacio González, asesor y guía espiritual de esta sede. Un compromiso  que implica el discernimiento y la maduración espiritual con el carisma de la Obra y como lo dijo Rosita la coordinadora  la oportunidad de tener una comunidad que es lugar de salvación: “Señor sólo tu misericordia hace posible que descubra mi miseria para poder asumir este llamado arropado de tu  amor y paciencia conmigo. Tomando el llamado de Alianza Permanente en mi comunidad, el regalo más grande que el Señor en su infinita misericordia me ha dado. La oportunidad de tener una comunidad que es lugar de salvación para mi”. También,  se reunió con los benefactores de la obra en la parroquia Nuestra Señora de Monguí.

El Señor coloca el carisma fundacional de sus obras en manos humanas frágiles que sólo potenciadas con su gracia logran formar comunidades como la Obra Casa de La Misericordia. Es por eso por lo que cuando el Fundador llega toca con especial gracia la comunidad en general

Gracias Señor por la vida de Juan Carlos Saucedo y por está visita de tanto fruto de amor!