Un Nuevo Año: Nuevos retos y proyectos de nuestra obra, para la Gloria de Dios!

Un Nuevo Año: Nuevos retos y proyectos de nuestra obra, para la Gloria de Dios!

Iniciamos este nuevo año pidiéndole a Dios por ti y cada uno de tus familiares. Tu vida es una bendición para los que te rodean, eres un verdadero misionero de la misericordia en la medida que te dejas inundar por el amor de Dios cada mañana cuando te encuentras con su Palabra, a través del camino diario de Oración Personal.

Cuánto Amor ha tenido Dios para con cada uno de nosotros, el Padre en su hijo Jesucristo nos ha dado la posibilidad de entrar en su corazón a través del corazón abierto de Jesús. La herida abierta del Corazón de Jesús nos ha hecho acceder a los brazos del Padre Dios. En Cristo se rasgó en dos el velo que nos separaba del Padre Dios; somos hijos de Dios gracias a nuestro hermano mayor que entrego su sangre en la Cruz por la redención de nuestros pecados.

Son muchos los frutos que el Año de la Misericordia nos ha dejado, mencionaremos algunos: Iniciamos nuestro trabajo con hermanos que han tenido problemas con las adicciones a la droga y al alcohol, asumimos dos nuevos procesos de Casa de la Misericordia, uno en Colón, Panamá, y otro en San Gil, Santander; entre los dos atendemos a por lo menos 25 jóvenes. Iniciamos por petición de monseñor Julio Hernando García una nueva sede de la Casa de la Misericordia en el departamento más pobre de toda Colombia, Choco; también en la Diócesis de Villavicencio, Meta, iniciamos el proceso de apertura de nuestra sede. Comenzamos también a trabajar con FETV el Canal de la Misericordia en Panamá; jóvenes Misioneros de la Misericordia, apoyan este trabajo de la Arquidiócesis de Panamá.

En este año nuevo son muchos los sueños que tenemos: la apertura de la Casa de la Misericordia en Guayaquil, Ecuador; en Río de Janeiro, Brasil; el proyecto del libro Misericordia Día a Día en Portugués; la apertura de la Casa de la Misericordia para mujeres con problemas de adicción. También la tercera Casa para jóvenes con problemas de adicción en una isla en el lago Bayano en Panamá. Trabajaremos para que el número de Misioneros jóvenes pase de aproximadamente 50 a 150, que el número de personas que se encuentren con la Palabra aumente cada día más.

Necesitamos de tu oración para que cada uno de estos proyectos se realicen, igualmente necesitamos de tu aporte económico, el cual será invertido en la formación de nuevos jóvenes misioneros, únete ahora mismo a la familia de asociados de la Casa de la Misericordia. Comunícate con nosotros en nuestras sedes o escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Posiblemente tu deseo es evangelizar, pero no tienes tiempo, pero a través de ti también evangelizas porque haces que la obra de Dios se extienda a través de los misioneros. Dios te conceda bendiciones abundantes en esta nuevo año.

 

Juan Carlos Saucedo 

Fundador y Director 

Casa de la Misericordia