San José, modelo para quien tiene un papel educativo en la Iglesia y en la sociedad

San José, modelo para quien tiene un papel educativo en la Iglesia y en la sociedad
Papa y San Jose
San José, de quien hoy celebramos la "fiesta solemne" es "el modelo" para todos aquellos que tienen un papel educativo en la sociedad y en la Iglesia. A la figura del patrono de la Iglesia universal el Papa Francisco dedicó la catequesis de la audiencia general de hoy, celebrada un año después de la misa con la que comenzó su pontificado. Y como dijo en esa ocasión, reiteró hoy que "ser el tutor es el sello de José: es su gran misión, ser el custodio". "San José - añadió saludando a los fieles en árabe - es el modelo de todo educador y cada creyente, porque fue capaz de atravesar la oscuridad de la duda, la experiencia del exilio y escapar de su casa, sin perder nunca la confianza en Dios y en Su amor. Aprendamos de él que sólo la fe en Dios puede cambiar la duda en certeza, el mal en bien, la oscuridad total de la noche en el amanecer radiante".
Para las 80 mil personas presentes en la Plaza de San Pedro, el Papa habló de San José, cuyo "gran misión" es "ser el custodio". Misión que, en las palabras de Francisco y de todos los padres, a los que dirigió sus mejores deseos en el día de su fiesta, que nos invita a rezar "por los papás vivos y los muertos, por nuestro padre".
"Fijémonos en José - había dicho en la catequesis - como el modelo de educador, que preserva y acompaña a Jesús en su camino de crecimiento ´en sabiduría, edad y gracia´, como dice el Evangelio de Lucas". "Él no era el padre de Jesús, el Padre era Dios, pero él era un padre para hacerlo crecer, para hacerlo crecer en edad, sabiduría y gracia".
"Vamos a empezar por la edad, que es el tamaño más natural, el crecimiento físico y psicológico. José, junto con María, se encarga de Jesús ante todo desde este punto de vista. No olvidemos que la custodia y el cuidado de la vida del niño resultaron en el viaje a Egipto, la dura experiencia de vivir como refugiados y escapar de la amenaza de Herodes. Luego, una vez de vuelta en casa se establecieron en Nazaret y luego esta todo el largo periodo de la vida oculta de Jesús en la Sagrada Familia. Durante esos años, José enseñó a Jesús su obra, tanto es así que, por grande, se lo llamó "el hijo del carpintero" (Mt 13,55)".
"Vamos a pasar a la segunda dimensión de la educación de Jesús, el de la "sabiduría". La Escritura dice que el principio de la sabiduría es el temor del Señor. José ha sido para Jesús el ejemplo y el maestro de esta sabiduría, que se nutre de la Palabra de Dios. Podemos pensar en cómo José trajo al niño Jesús para escuchar las Sagradas Escrituras, en especial acompañándolo el sábado a la sinagoga de Nazaret. Y José lo acompañó para que Jesús escuchara la palabra de Dios en la sinagoga".
"Y por último, el tamaño de la «gracia». Siempre San Lucas se refiere a Jesús, como "la gracia de Dios estaba sobre él". Aquí la parte dada a San José es más limitada en comparación con la edad y la sabiduría. Pero sería un grave error pensar que un padre y una madre no pueden hacer nada para educar a los niños a crecer en la gracia de Dios".
"La misión de San José es ciertamente única e irrepetible, por eso es tan singular. Y sin embargo, en su guardia Jesús debe ser enseñado a crecer en edad, sabiduría y gracia, es un modelo para cada educador, en particular de cada uno de los padres. Felicito a su protección a todos los padres, sacerdotes y aquellos que tienen un papel educativo en la Iglesia y en la sociedad".
"En modo particular quisiera saludar hoy, en el día del papá, a todos los padres, a todos los papás: ¡los saludo de corazón! Veamos: ¿hay algunos papás en la plaza? Levanten la mano los papás, pero ¡cuántos papás! ¡Felicidades, felicidades en su día! Pido para ustedes la gracia de estar siempre muy cerca de sus hijos, dejándolos crecer, pero de estar muy cercanos, ¿eh? Ellos tienen necesidad de ustedes, de su presencia, de su cercanía, de su amor. Sean para ellos como San José: custodios de su crecimiento en edad, sabiduría y gracia. Custodios de su camino, educadores. Y caminen con ellos. Y con esta cercanía serán verdaderos educadores. Gracias por todo lo que hacen por su hijos, ¡gracias! Y a ustedes tantas felicidades y buena fiesta del papá, a todos los papás que están aquí, a todos los papás. Que San José los bendiga y los acompañe. También algunos de nosotros hemos perdido al papá, se ha ido, el Señor lo ha llamado; tantos que están en la plaza no tienen a su papá. Podemos rezar por todos los papás del mundo, para los papás vivos y también por aquellos difuntos y por los nuestros, y podemos hacerlo juntos, cada uno recordando a su papá, si está vivo o está muerto. Y recemos al grande Papá de todos nosotros, el Padre, un Padre nuestro por nuestros papás".
 
Fuente: AsiaNews