Pre- Congreso de Laicos de la región Bolivariana

Pre- Congreso de Laicos de la región Bolivariana

Con participación de los Consejos Nacionales y Diocesanos  de Colombia, Venezuela, Bolivia, Perú y Ecuador, del 8 al 11 de agosto se realizó el Pre- Congreso de Laicos de la Región Bolivariana, convocado por la Conferencia Episcopal Latinoamericana  ( CELAM), en Chaclacayo Perú.

Motivados por la carta del Papa Francisco al Cardenal Marc Ouellet, Presidente de la  Comisión Pontificia para América Latina en el 2016 ,   la Evangelli Gaudium  No. 102, y  de las Conferencias Episcopales desde Medellín hasta Aparecida como “Hora y Tiempo Favorable” de los laicos, de su misión y papel en los desafíos pastorales del continente; surge la puesta en marcha de organizar un Pre- Congreso para buscar perspectivas, caminos, horizontes,  reflexiones de sus países, de su vida, de sus experiencias y apostolado.

El primer Pre- Congreso se llevó a cabo  con representantes de los Consejos Nacionales y Diocesanos del  Cono Sur (Argentina, Brasil, Uruguay, Chile y Paraguay). El segundo con la participación de laicos de los países Bolivarianos, el tercero esta previsto  en  el Salvador en octubre de este año, con motivo de los 100 años del nacimiento de Monseñor Oscar Romero, y  reunirá  Consejos de laicos de  la región de Centro América, como preparación para el  Congreso de laicos de América Latina y del Caribe que se realizará en Sao Pablo Brasil en el 2018.

Este segundo encuentro  que reunió 53 laicos de la región Bolivariana trato  temas vitales para  la vida del laico y su misión como la política, la economía, la creación; y el CELAM eligió también como tema el programa del Papa Francisco una “Iglesia pobre para los pobres”, ponencia que estuvo a cargo del Dr. Aníbal Torres, en la que  manifestó que la Iglesia pobre, hace referencia a la impronta misma de su ser, que se manifiesta a través de gestos concretos como la acogida y el compromiso para con los migrantes, los refugiados, los ancianos, los necesitados, los desplazados y todos aquellos que viven en las periferias existenciales y de manera particular ampliando su cobertura a los pueblos que han sufrido décadas de injusticia social.

También participaron como ponentes el Dr. Lucas Cerviño , con  el tema “Antropología Trinitaria”, explicando que la  primera misión como cristianos, es dar testimonio de la unidad en la diversidad, esto es lo que necesita el mundo de hoy.  El  padre Ignacio Madera, con su ponencia “Dimensión teológica del laicado”, insistió en la necesidad de volver a valorar el sacramento del bautismo como origen de la ministerialidad de la iglesia. La Dra. Susana Nuin, con el tema  “La dimensión social de la evangelización, la presencia de los laicos en la Iglesia y en la sociedad”, recordó, que Dios encarnado que  asume nuestra naturaleza y está presente en el hermano nos llama ser laicos comprometidos, no tanto desde el asistencialismo sino en una actitud permanente de conciencia y compromiso social. 

La Dra. Emilce Cuda, en su ponencia  “Los laicos y la política”, manifestó que su interés era motivar la participación de los cristianos laicos en la política, no sólo asumiendo la política como una realidad partidista, sino como un hecho implícito en el ser humano. La política no es una simple decisión, surge de la situación social y humana, que exige una respuesta de organización frente a las crisis. es pertinente y totalmente necesario participar en la política, a la cual nos invita, nos interpela y convoca el Evangelio.

Como invitada especial  la  Dra. María Rosa Robles, en su intervención como delegada de la REPAM (Red eclesial pan amazónica), manifestó que como laicos no se puede ser indiferentes frente a la creación. Hizo un llamado a profundizar la encíclica del Papa Francisco, Laudato sí, donde el Pontífice propone la necesidad de crecer en la conciencia del cuidado de la casa común. Y para finalizar el compromiso con el aporte de  Fabián Campos de Ecuador, un laico participante y experto en el tema, hizo  un imperante llamado a trabajar con mayor vehemencia, en torno a la problemática del cambio climático e invitó a todos los participantes a asumir su compromiso con el cuidado de Nuestra Casa Común.

El Dr. Javier M. Iguiñiz, en la conferencia “Economía y sociedad en América Latina y el Caribe”,  insistió en la necesidad de aportar a la vida digna, que no es siempre sinónimo de ingreso económico, sino más bien una decisión y opción ética y humana. Desarrollo económico no siempre coincide con desarrollo humano y viceversa.

Monseñor Fráncisco Niño Súa (Secretario Adjunto de CELAM, Director  CEBITEPAL)  y su orientación con la Lectio Divina,  ofreció criterios para como laicos ejercer el liderazgo, crecer en el espíritu de discernimiento y en el deseo de ser misioneros a la luz del evangelio. Así mismo invito  a los laicos, a participar en los procesos de formación serios, ofrecidos por los Institutos del CELAM, en las áreas: Bíblica, Teológica y Social, con posibilidad de realizar cursos de diferente nivel académico, en las modalidades presencial y virtual.

Una verdadero Kairós este Pre- Congreso como lo dijo el padre Cesar Braga De Paula, ( Secretario Ejecutivo  del departamento de Vocaciones y Ministerios del CELAM) , para el trabajo que realizan los  laicos en el continente  en la defensa de la familia, en la vida política, en el cuidado del medio ambiente,   en la educación y en su compromiso con las realidades temporales, y un momento especial para que la hora del laico se empiece a notar,  invitación que hizo  Monseñor Ricardo García Obispo de Yauyos en el Perú,  a quien agradecemos su saludo, acogida, y quien nos recordó : “  que el laico tiene que ser fermento en la masa, en su lugar de trabajo, en el lugar donde esta; para que con su calidad profesional, con su sentido cristiano ilumine toda esa realidad. Hay que formarse para poder actuar con libertad, y ejercer las acciones temporales con criterio y valentía. Animarlos para que esa hora de los laicos se empiece a notar en todo el continente y sea un aporte para todo el mundo desde nuestra América Latina”.

Nuestra gratitud al CELAM por estos espacios de encuentro, motivación y participación para esta gran tarea y misión de los laicos en el Continente Americano, frente a los nuevos retos y desafíos. De igual manera a las hermanas de la comunidad Canonesas de la Cruz,  por su hospitalidad, acogida, y servicio  que ofrecieron durante estos días.  A los obispos que nos acompañaron Monseñor Marcos Pérez Caicedo (Arzobispo de Cuenca – Ecuador), y a  Monseñor Omar de Jesús Mejía Giraldo ( Obispo de Florencia- Colombia)

Y a todos los  laicos que participaron, por el trabajo que realizan,  los momentos  fraternos compartidos y  por la  muestra cultural de sus países y regiones, con sus  cantos, folclor y productos típicos. También por el material del trabajo y apostolado que los  Consejos realizan, y por recibir  nuestro manual Misioneros de la Misericordia, “Misericordia día a día” para fortalecer el encuentro orante con la Palabra de Dios.

Desde Colombia,  nuestra oración por los frutos de este gran encuentro  a través de los laicos que hacemos presencia en el Consejo Nacional  y Consejo de Laicos de la Arquidiócesis de Bogotá.