Nuestros misioneros en Honduras recibieron la invitación formal para la realización del Congreso Continental de la Misericordia

Nuestros misioneros en Honduras recibieron la invitación formal para  la realización del  Congreso Continental de la Misericordia

Finalizando el mes de octubre Mariano Moncada coordinador de la Casa de la Misericordia en Honduras, recibió la noticia y la  invitación formal  a través de  Monseñor Octavio Ruiz, secretario General del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización que el próximo Congreso Continental de la Misericordia 2020, se realizará en  este país centroamericano.

Con un afectuoso saludo y la cercanía del pastor, Monseñor Octavio Ruiz a través de Mariano, envío un mensaje de motivación a los misioneros de la obra que estarán apoyando la organización del Congreso Continental de la Misericordia : “Un saludo muy cordial  a todos los miembros de la Casa de la Misericordia de Honduras. Me alegra muchísimo que estén preparando una serie de encuentros para motivar a tanta gente que siga al Señor y que podamos vivir el mensaje central del evangelio que es, el Amor y la Misericordia. Pidamos al Señor que muy pronto se pueda comenzar a organizar el próximo congreso continental de la Misericordia que Dios mediante se pueda realizar aquí en este país”.

El primer congreso se realizó este año en la ciudad de Aparecida, Brasil con el tema  la cultura de la misericordia. La próxima sede iba a ser Paraguay, pero algunos obispos argumentaron un sentido de falta de identidad eclesial dentro de Centroamérica, y “han pedido que Honduras sea la segunda sede del congreso”. Será en el 2020 porque en 2019 es la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.

Con gran alegría toda la obra recibe esta gran noticia y nos unimos en oración por nuestros hermanos Hondureños que hacen parte de nuestra familia espiritual, por la vida de Mariano Moncada a quien el Cardenal Rodríguez Madariaga Arzobispo de Tegucigalpa ha delegado la coordinación de este Segundo Congreso Continental para el 2020, que tiene como objetivo lograr el crecimiento de todos los devotos de la misericordia, para que más que una devoción, esto se vaya transmitiendo como una forma de vida, como una experiencia de un encuentro del amor misericordioso de Dios, y una cultura de la misericordia.

Fuente: fidesdiariodigital.com