Nos despedimos de Filipinas y miramos hacia el próximo WACOM5 que se realizará en Samoa, Oceanía en 2020.

Nos despedimos de Filipinas y miramos hacia el próximo WACOM5 que se realizará en Samoa, Oceanía en 2020.
Con la alegría de vivir estos días esta gran celebración del Cuarto Congreso Mundial de la Misericordia Wacom4 desde Filipinas, nuestro fundador Juan Carlos, junto a su hija Mónica manifestaron que fueron días de gran bendición, y  una experiencia maravillosa para el apostolado que la obra realiza. Les queda unirse a esa frase que todos repetían en inglés durante los días del Congreso “ Dios es bueno todo el tiempo”.
Finalizo Wacom4,   con una misa solemne presidida por el cardenal Orlando Quevedo, y el envío misionero a los participantes, y la presencia del Obispo de Balanga, Ruperto Cruz Santos,  quien durante Homilía de la Misa de  Clausura ante unos 5,000 delegados de todo el mundo reunidos en las playas Las Casas Filipinas de Acuzar dijo: “No es por accidente que ustedes estuvieron aquí. Dios los llamó acá. Este es su propio propósito, el propósito por el cual Dios les trajo a nuestro país.
Nosotros hemos orado para actuar; hemos leído para vivir; nosotros trabajamos para compartir 
Nuestra misión es misericordia. Nosotros somos ahora misioneros de la Misericordia Divina”.
Esa fue la invitación también a nuestros peregrinos, quienes  recibieron el envió misionero a través de la entrega del bote simbólico culminando el Congreso, como signo del compromiso de ser presencia y testigos de la Misericordia Divina en el mundo.  Regresaron para continuar asumiendo la tarea  de enviados como Iglesia de la Divina Misericordia al mundo.
Nos despedimos de Filipinas y miramos hacia el próximo WACOM5 que se realizará en Samoa, Oceanía en 2020, y con la gran noticia que dio el Patrice Chochosky secretario General del patronato Wacom, por petición del Cardenal Schonborn arzobispo de Viena Austria, y presidente de Wacom, el Papa Francisco acoge en el Dicasterio de la Nueva Evangelización los Congresos Mundiales de la Misericordia.