La Junta Directiva planeando y proyectando “las Casas Misioneras de la Misericordia”

La Junta Directiva planeando y proyectando “las Casas Misioneras de la Misericordia”
Desde el 2 y hasta el próximo viernes 6 de febrero la Junta Directiva de la Casa de la Misericordia, se reúne en Albán - Cundinamarca, para realizar un discernimiento sobre los nuevos retos y directrices que la obra asumirá a partir de este año.
La Junta Directiva tiene como tarea la responsabilidad de orientar y organizar tanto lo pastoral como lo administrativo de la obra, para que realmente sea eficaz en la misión de evangelizar. Integrada por el Fundador Juan Carlos Saucedo, el Asesor Nacional - Padre Ricardo Giraldo, Andrés Rúa (Coordinador de la Casa de la Misericordia en Medellín y de la emisora En ti Confío), Ana Casas (Coordinadora de Ibagué) y Martha Liliana Sarmiento de Reyes (Coordinadora de la sede Cristo Te Sana de Bogotá). Estarán congregados durante estos días de retiro, para planear y proyectar "las Casas Misioneras de la Misericordia".
De partida al retiro, Juan Carlos Saucedo dijo: "El Proyecto de Misioneros de la Misericordia, desde un comienzo se planteó como un "Camino diario de oración personal". En esta etapa, que se ha recorrido, hemos motivado a la gente a que lo viva y lo comparta con otros, especialmente con su familia. Ahora vamos a ofrecerles nuevas herramientas, para proyectar esta dinámica hacia fuera con "las Casas Misioneras de la Misericordia".
Por eso en su deseo de fortalecer y consolidar esta propuesta pastoral, que se emprende a partir de este año, pide a todas las Casas de la Misericordia, que se unan en oración, para que las decisiones que se tomen durante estos días, iluminen la labor evangelizadora de la obra durante los próximos años.
"Nosotros creemos como obra, que en el proyecto de los "Misioneros de la Misericordia", esta condensado el llamado de Dios para nosotros: Descubrir en el encuentro orante  con la Palabra, la misericordia de Dios. Que ese encuentro orante con la Palabra, yo pueda compartirlo con otro. Ese es el "espíritu misionero", que pueda llevarlo a mi familia,  a las empresas, y a las demás realidades pastorales del mundo".