I ACOM Aparecida 2017, una experiencia de crecimiento y fortalecimiento eclesial para nuestra obra

I ACOM Aparecida 2017,  una experiencia de crecimiento y fortalecimiento eclesial para nuestra obra

Con la alegría del reencuentro con los hermanos de la Familia Espiritual de  Paraguay, Honduras, Panamá y Brasil en compañía de  nuestro fundador Juan Carlos Saucedo, junto a su esposa Angélica Ortiz, Miguel Fernández coordinador Nacional de Pastoral y un grupo de misioneros, la Casa de la Misericordia hizo  presencia en I ACOM Aparecida 2017 en Brasil.

Momentos de gran bendición, en esta  1er Congreso Continental de la Misericordia en el que nuestro fundador encomendó de manera especial a Nuestra Señora de Aparecida nuestra obra y presencia en Brasil con la apertura de la Casa de la Misericordia en Rio de Janeiro y el proyecto del libro Misericordia día a día en Portugués.

Muy significativos estos días de encuentro en el Congreso Continental para el crecimiento  y fortalecimiento eclesial de  nuestra familia misionera, en los que nuestros misioneros presentaron  al Señor la misión de comunicar la Palabra en todo el Brasil con Misericordia Día  a Día en Portugués, y compartieron con Isaías de Souza Carneiro fundador de Corazón Nuevo y su comunidad, la acción de gracias  al Señor  por los 8 años de Matrimonio de Ángela y Fabricio, servidores de Coraçao Novo, el hogar que ha acogido nuestra familia   con gran hospitalidad ; celebraron el cumpleaños de Anne  Ramiro y los 13 años de Matrimonio de Izaias Carneiro y su esposa Patricia; y por el reencuentro con el padre el padre Diego Maximinio y el padre Dante  de la comunidad de los Marianos de Argentina, Junto a quien iniciaremos en esta edición el lanzamiento de nuestra Publicación en Argentina.

Bendecimos al Señor por estos días de  Congreso Continental de la Misericordia desde Aparecida Brasil  en el que  se dio un nuevo impulso y motivación a esta tarea misionera con el envió de Monseñor Cardenal Joao Oraní Tempesta  a vivir como discípulos Misioneros de la Misericordia, y con la tarea de seguir siendo multiplicadores del Evangelio de la Misericordia una buena noticia para el mundo de hoy. Que Nuestra Señora de Aparecida nos alcance la gracia de vivir la Misericordia en nuestros pueblos.