GRACIAS SANTO PADRE por continuar el legado de Juan Pablo II: La Divina Misericordia

“Sólo la misericordia de Dios hecha carne en Jesús, puede reparar el equilibrio entre el bien y el mal en el mundo, comenzando con ese “mundo” pequeño y esencial que es el corazón del hombre” Benedicto XVI, en el primer congreso mundial de la Divina Misericordia (Roma, abril de 2008)

"Tened confianza en la Divina Misericordia! ¡Convertios día tras día en hombres y mujeres de la Misericordia de Dios"; «no debemos dejar que esta luz se apague», sino que «debe crecer en nosotros cada día y así llevar al mundo el gozoso anuncio de Dios». Benedicto XVI

"Jesús, confío en Ti”. En estas palabras se resume la fe del cristiano, que es fe en la omnipotencia del Amor misericordioso de Dios. Benedicto XVI