El Adviento un Camino de Encuentro con la Misericordia, para Bendecir, Dar Gracias y ser una Comunidad: "Sacramento de Esperanza"

El Adviento un Camino de Encuentro con la Misericordia, para Bendecir,  Dar Gracias y ser una Comunidad:

Con el corazón agradecido las sedes de la Casa de la Misericordia iniciando el Adviento se han reunido para dar gracias a Dios por todas las bendiciones recibidas durante el 2017, con el evento “Lluvia de Bendiciones”, reflexionando en esta oportunidad con el tema: “Somos una comunidad capaz de ser sacramento de esperanza”.

Cerrando el Año Litúrgico y dando inicio al Adviento celebramos este evento con oración y acción de gracias,  tomando como guía el subsidio que preparo nuestro asesor Nacional el padre Ricardo para compartir y reflexionar  la enseñanza de San Pablo  a la comunidad de Filipos, cuando Pablo saluda a la comunidad de Filipos, manifestándole su alegría por las múltiples bendiciones que percibe en ella, fruto de su arduo trabajo misionero. : “Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora”.. (Fil 1,3-5).

Nos reunimos en este el último evento de oración y evangelización de nuestra obra finalizando el Año, con una actitud agradecida, reconociendo los frutos del trabajo misionero que la Casa de la Misericordia ha asumido en sus actividades pastorales, comunitarias y evangelizadoras, y reconociendo también el accionar del Espíritu Santo.

En la ciudad de Bucaramanga  Lluvia de Bendiciones contó con la participación del Padre Jhymi Gutiérrez, Sacerdote Eudista y del Padre José Guillermo Uribe , Asesor espiritual de la Sede Casa de la Misericordia Jesús de Nazaret. En la ciudad de Medellín la comunidad Santa Faustina celebró Lluvia de Bendiciones en el Santuario Nacional de la Divina Misericordia en Rionegro, con una jornada de catequesis, la veneración de las Reliquias de Santa Faustina, y la celebración  de la Sagrada Eucaristía. La sede Cristo Te Sana en Bogotá, Chía y la Casa del Sur,  contaron  con la presencia y enseñanza del padre Ricardo Giraldo Múnera. La sede María Auxiliadora en Cúcuta con la presencia de Fray Alberto Palacio González, y la enseñanza del padre José David Caña; y la sede Jesucristo Nuestra Esperanza en Cali  con la compañía de Miguel Fernández Ospino ( Coordinador Nacional de Pastoral), el servicio de las misioneras de la obra que están allí en proceso de formación, y con los sacerdotes: el padre: Jonathan Agudelo, Abelardo López y Diego Guzmán, secretario del Arzobispo de esta Iglesia en Particular.

Agradecemos a Dios  por tantos momentos y acciones evangelizadoras que nos permitio vivir  durante este año a toda la obra, y  culminamos  este evento de acción de gracias: “ Lluvia de Bendiciones 2017” reflexionando  y proclamando que somos una comunidad capaz de comunicar esperanza y dar el buen fruto de la fecundidad misionera.

Nos queda el doble reto de cuidar la gracia que el Señor ha sembrado en cada uno de nosotros, y de esparcirla,  de buscar nuevas formas de llegar al hombre con el mensaje de la misericordia. También el reto de   salir al encuentro del otro y mantener viva la alegría, invitación que nos hizo el Papa Francisco durante su reciente visita a Colombia.

Finalizamos esta acción de gracias, reflexionando que el  discípulo misionero de la Misericordia, como Santa Faustina, nuestro modelo de vida en misericordia, vive la esperanza cristiana que ha madurado en las pruebas y la paciencia. Por ese se reconoce con la capacidad de llenar de esperanza y transmitir  alegría a  la vida de otros.

Pedimos al Señor que nos permita abrir las  puertas del corazón  durante este tiempo de Adviento para recibir a Jesús, hecho niño:

"Ven Jesús, ven no tardes. Te entregamos nuestros proyectos, familias, nuestros sueños y anhelos. Ven y trae LLUVIA DE BENDICIONES a nuestras vidas, a nuestros trabajos, a lo que hacemos. Ven y quédate con nosotros y trae la alegría de tu nacimiento y la esperanza de la navidad.

A ti queremos encomendar el nuevo año 2018. Ponemos también en tus manos las tragedias de este mundo. Confiamos en el poder de tu infinita misericordia que pone un limite al mal y sumergimos en el océano insondable de tu compasivo corazón el 2018 con la esperanza de un mejor futuro y de tu bendición . Amén"