Lluvia de Bendiciones este año, una invitación a vivir el Reinado de la Misericordia

Lluvia de Bendiciones este año, una invitación a vivir el Reinado de la Misericordia
Momentos de gran bendición vivieron las sedes de las casas de la Misericordia en Colombia, con la realización de  “Lluvia de Bendiciones 2016”,  evento que realiza nuestra obra para dar gracias al Señor por el año que termina, pedir bendiciones y consagrar el nuevo año.  Glorificamos a Dios por esta Lluvia de Bendiciones que nos dejó como invitación, vivir y esforzarnos para que el   Reinado de la Misericordia, se siga extendiendo como la “Chispa de la Misericordia”, a través de una Nueva Cultura de Misericordia y una Nueva Cultura del Encuentro.

Damos infinitas gracias a Dios por este evento, que en esta oportunidad contó con la presencia de predicadores como Fray Nelson Medina en la sede de Cúcuta, como Norman Munevar en la sede de Ibagué; en Bucaramanga el Padre Jhymi Gutiérrez (Eudista),  y el Padre José Miguel León (Sacerdote Arquidiocesano),  en Bogotá el padre Ricardo Giraldo.  En Medellín, esta acción de gracias estuvo acompañada de los socios, los jóvenes misioneros,  los servidores, oyentes de Radio Bolivariana, de Fabio y Marcela Ministros de laó Alabanza, del Padre Osvaldo Ochoa,  y del Padre Gabriel. Infinitas Gracias damos a Dios por estos invitados que con  su enseñanza nos motivaron a vivir el reinado de la Misericordia, como no los enseña la palabra de Dios : “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más”(Apocalipsis 21,1)”.  El Reino de Cristo es el reino del amor misericordioso (san Juan Pablo II). Esperanza de la “Tierra Nueva”, donde el Reino de la Misericordia llega como diminuta semilla de mostaza; por tanto, hagamos fiesta por que el “Tiempo de Misericordia”, se ha manifestado. Gritad de júbilo, cielos, y regocíjate, tierra. Prorrumpid, montes, en gritos de alegría, porque el Señor ha consolado a su pueblo (Is 49, 13).

Una invitación que queremos hacer extensiva a todos porque como nos lo recuerda el evangelio en ( Lc 24, 35) ,“Ellos contaron lo que había pasado en el camino…”

Hemos vivido un Año Santo, verdadera oportunidad de la Misericordia para este mundo convulsionado… Hemos contemplado la Misericordia y la hemos experimentado y practicado de múltiples formas. Es momento de reunirnos y compartir alegremente y fervor la noticia: “Es verdad! Hemos visto al Señor”. Venimos a proclamar “el reinado de Cristo y de Dios" (Ef. 5:5). Su Reinado, el Reinado de la Misericordia, única tabla de salvación para el Mundo. (Cfr. DSF 300).

La Chispa de la Misericordia se extenderá, porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra. (Isaías 65, 17-19).Hemos recibido la “Chispa de la Misericordia” para instaurar el Reino de la Misericordia. En una Nueva Cultura de Misericordia y una Nueva Cultura del Encuentro.

Gracias Señor por este año 2016, en el que pudimos contar en las diferentes sedes con la presencia de la familia Espiritual, los servidores, socios, simpatizantes y devotos de la misericordia, gracias por este Año de la Misericordia que nos permitiste vivir. Hoy podemos decir que cuando  conozco Tu grandeza y Tu belleza OH Dios mío, me alegro indeciblemente por ser tan grande el Señor a quien sirvo. Con amor y alegría cumplo su Santa Voluntad y cuanto más lo conozco, tanto más ardientemente deseo amarlo. Me quema el deseo de amarlo cada vez más. (D. 24)

 Con Santa Faustina decimos: Oh Jesús, Dios eterno, te doy gracias por tus innumerable gracias y bendiciones. Que cada latido de mi corazón sea un himno nuevo de agradecimiento a ti, OH Dios. Que cada gota de mi sangre circule para ti, Señor. Mi alma es todo un himno de adoración a tu misericordia. Te amo, Dios, por ti mismo. Santa Faustina Kowalska (1794) GRACIAS POR TODO SEÑOR. " Gracias al Señor porque eres  bueno, porque es eterna Tu  Misericordia " .