En Wacom III un momento de Adoración Eucarística con el Señor Nuncio Apostólico de Colombia

El: Viernes, 22 Agosto 2014. Publicado en: 3 Congreso Mundial Misericordia, General

nuncioadoracioneucaristica

Un momento de gracia y bendición en la compañía del Señor Nuncio Apostólico de Colombia Monseñor Ettore Balestrero, ante la presencia de Jesús Eucaristía dijo: "Venimos a entregarte la iglesia, todos los que nos has confiado, el clero disperso en el mundo al Corazón Misericordioso de Jesús. Todos los que sufren por razón de su fe, recordando que el Papa Francisco nos ha exhortado que hoy hay más mártires que en los primeros tiempos de la Iglesia".

Durante la Adoración Eucarística, el Señor Nuncio de Colombia exhortó a todos que para hacer más eficaz la participación en este Tercer Congreso Apostólico Mundial de la Misericordia, le confiemos a Dios nuestros enemigos, pidiéndole a Él, nos ayude a perdonar. De manera especial durante esta oración ante la presencia de Jesús Eucaristía, invitó a los colombianos a reconciliarse para honrar su identidad cristiana: "La soberanía Señor se manifiesta en el perdón y en la misericordia. El Papa Francisco ha dicho que la Misericordia es lo más grande que Dios nos has dejado. Creer en Dios, tener fe en Él, significa fiarse de su misericordia y creer en su bondad. Dios no se cansará nunca de perdonar. Jesús nos invitó a perdonar. En su Palabra nos dice que hay que perdonar hasta 70 veces siete. Él nos permite levantar la cabeza y volver a comenzar".

Cayendo la tarde con Jesús Eucaristía. Cerrando la jornada de este domingo de Congreso de la Misericordia, en oración con el Señor Nuncio Apostólico de Colombia, pidió a Jesús que nos ayudara a entender que sólo en la misericordia se realiza la verdad eterna, asi como que nos ayudara a no endurecer nuestro corazón.

Una oración especial la que l vivimos el tercer dia de Wacom III, a través de la cual nos unimos a esta plegaria del embajador del Santo Padre en nuestro país con una oración en la que junto a él, pedimos al Señor nos permitiera escuchar en toda circunstancia el clamor de los pobres, y poner en práctica la limosna como el ejercicio concreto de misericordia, recordandonos que la caridad cubrirá la multitud de los pecados.

Por : Neila Marín. C.S.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

Corporación Casa de la Misericordia / NIT 830.022.415-9
Bogotá Colombia / 1989